Periodistas de Rosario narran a la Trova en un volumen provincial

0
2
Para el mircoles 8 de junio est prevista su funcin pblica en Rosario en la coqueta sala Lavardn donde todo empez Foto Sebastin Granata
Para el miércoles 8 de junio está prevista su función pública en Rosario en la coqueta sala Lavardén «donde todo empezó». Foto: Sebastián Granata.

El periodista Horacio Vargas, compilador de «Las cosas tienen movimiento/40 años de la Trova Rosarina», editado por el Ministerio de Cultura de Santa Fe y que se presentará este sábado en la Feria del Libro, considera que aquel movimiento cuyo primer emergente fue el disco «Tiempos difíciles» de Juan Carlos Baglietto «es una marca cultural muy fuerte que identifica, sobre todo, a una generación post dictadura».

«El legado que se mantiene tiene que ver con algo muy importante para una ciudad como Rosario, que no tiene fecha de fundación y es hija de su propio esfuerzo», arriesga Vargas durante una entrevista con Télam.

El carácter local de aquella reunión artística es tan evidente como lo fue que el reconocimiento nacional de la experiencia se dio en escenarios de Córdoba y de Buenos Aires.

Aunque sus integrantes renegaron mucho tiempo de dicha denominación, La Trova Rosarina fue reconocida como tal gracias a dos consagratorias presentaciones en el estadio porteño Obras: la primera en agosto de 1981 en el festival de repudio a la visita de Frank Sinatra, y la otra –de la que el sábado se cumplen cuatro décadas- con el recital de lanzamiento de «Tiempos difíciles».

Y también en el Festival de La Falda en el verano de 1982, como se lo recordó Baglietto a Télam en febrero: «Pese a la pica que entonces había entre rosarinos y cordobeses, hay que decir que nos dieron bola antes en Córdoba que en Rosario, aunque eso sea políticamente incorrecto».

Pero, afortunadamente, el arte y lo que es capaz de generar, no se detiene en límites, regionalismos ni jurisdicciones y aquel repertorio desde entonces ha pisado fuerte e influyentemente en la música popular argentina.

El grupo que asume por primera vez aquella denominación popular reúne desde 2019 a Juan Carlos Baglietto, Silvina Garré, Jorge Fandermole, Adrián Abonizio, Rubén Goldín y Fabián Gallardo.

El libro

 
El volumen provincial en torno a aquel fenómeno compila perfiles, entrevistas y crónicas sobre el actual sexteto y también de Fito Páez, Lalo de los Santos, Liliana Herrero, Pichi de Benedictis y Litto Nebbia a cargo de periodistas de Rosario.

La nómina de autores reúne a Juan Aguzzi, Edgardo Pérez Castillo, Pedro Squillaci, Paul Citraro, Beatriz Vignoli, Leandro Arteaga, Sergio Rébori, Héctor Mansur, Mauro Aguilar, Lucía Dozo, Sebastián Riestra, Patricia Dibert, Roberto Caferra, Juan Manuel Mannarino, un prólogo del ministro de Cultura santafesino, Jorge Llonch, y un epílogo con la firma de Gerardo Rozín.

«Las cosas tienen movimiento/40 años de la Trova Rosarina», se lanzará este sábado a las 16.30 en la sala Tulio Halperín Donghi, pabellón amarillo de la Feria del Libro, con las presencias de Vargas, Riestra y Squillaci y el subsecretario de Cultura de Santa Fe, Félix Fiore. Además cantarán Abonizio y De Benedictis.

Para el miércoles 8 de junio está prevista su función pública en Rosario en la coqueta sala Lavardén «donde todo empezó»: «Y luego saldremos de gira por los pueblos recitando ‘A seguir/a no bajar la guardia/siempre a seguir/no esperés /no te enseñaré a vivir/Movimiento/las cosas tienen movimiento/la oportunidad/de estar en libertad/'», expresa Vargas citando un fragmento de la emblemática canción de Páez.

Télam: ¿Cómo nace la decisión de encarar «Las cosas tienen movimiento/40 años de la Trova Rosarina»?
Horacio Vargas: Nace a partir de gratas coincidencias. La celebración del primer disco de Juan Carlos Baglietto, «Tiempos difíciles» (1982), coincidía con los 40 años de la guerra de Malvinas y con el ciclo «Guitarras y Cascos» pensado por el ministro de Cultura de la provincia de Santa Fe, Jorge Llonch, en el Monumento a la Bandera. Hace 40 años atrás, Llonch era bajista y participaba de la movida musical rosarina que luego se llamaría Trova Rosarina y fue el sonidista de Baglietto, de Fito y de Charly García, entre otros, y le propuse hacer este libro. Su respuesta fue expeditiva: dio el ok y el libro salió a través del sello editorial Santa Fe Ediciones. En medio de una grave crisis económica de las industrias culturales, es el Estado santafesino el que decide apostar por el libro.

T: ¿De qué manera se planteó el diálogo entre artistas de la Trova y periodistas rosarinos encargado de cada perfil?
HV: El libro se comenzó a gestar hace más de un año. La consigna como compilador para cada colaborador/a fue muy clara: a) narrar una historia interesante, b) no caer en lugares comunes, c) prescindir de Wikipedia (risas). Todos los periodistas convocados tienen oficio, crecieron en la sección espectáculos de las redacciones de los diarios, conocían a sus biografiados. El resultado final es un libro de crónicas, perfiles y entrevistas del que estoy orgulloso poder haber editado. Y no tengo dudas de que con el paso del tiempo se transformará en un libro de historia de la música de Rosario.

Relacionadas

T: ¿En qué momento aparece el texto de Gerardo Rozín (fallecido hace un mes) y qué valor le das a ese escrito incluido en la gira aniversario de «Tiempos difíciles» y –en parte- en su reedición en vinilo?
HV: Para mí tiene una carga muy fuerte. Rosario/12 fue el primer lugar donde Rozín trabajó como periodista y yo fui su primer jefe y amigo. Su fallecimiento fue muy triste. Un día, Reynaldo Sietecase me susurra al oído que Rozín había escrito un texto maravilloso sobre la Trova Rosarina a pedido de Baglietto y se lo pedí. Y Juan no dudó en dármelo para su publicación. A modo de «contraprestación» le regalé a Juan el vinilo –usado, obvio- de «Actuar para vivir».

T: ¿Sentís que hoy en día hay una reconciliación entre sus hacedores y lo que fue la Trova Rosarina? De ser así, ¿a qué lo atribuís?
HV: El gran gestor del regreso de la Trova a los escenarios es Baglietto, que es el mismo tipo que hace 40 años atrás se le plantó a los directivos de EMI y les dijo que iba a grabar con sus amigos de Rosario. Ese gesto solidario entre los músicos –más allá de diferencias estéticas y choques ególatras- perdura aún hoy. Se puede decir que hay un gran ausente en este regreso que es Fito Páez, pero Fito pone las cosas en su lugar en el artículo que escribió sobre él el periodista Pedro Squillaci donde dice: «Particularmente nunca me sentí un juglar medieval afectado por un viaje en el tiempo recorriendo las pampas argentinas, ni un trovador con su inseparable guitarra animando fogones. Sí, un versero rosarino, sin lugar a dudas (…) Fue un largo viaje iniciático pleno de despertares y primeras veces. Es por lo que guardo el mejor recuerdo de aquellos años dorados. Sí que fuimos un grupo. Una experiencia colectiva con todos los condimentos que hicieron de aquella una irrepetible e inigualable combinación de planetas y estrellas (…) Todos los que formamos parte activa de aquella novedosa movida de los años 80 nos sentimos representados por los miembros que actúen cada noche en cada ciudad, hoy en este tan diferente, y no tanto, presente. Somos parte de una pléyade, de una cofradía que no es una materia común de la cual uno pueda o quiera desligarse así nomás. Las marcas del tiempo hicieron todo lo demás».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here